Cara larga

Tenía la cara larga. Me acerqué para preguntar qué estaba pasando, si necesitaba mi ayuda. Me dijo: no, vete. Asentí, sabiendo inútil mi presencia, pero antes quise despedirme. La besé con tanta pasión que esperé que el corazón se le saliera del pecho y la cara se le cayera de felicidad. Al apartarme de ella, sin embargo, noté que tenía pegado, como un chicle, un trozo de carne. Retrocedí horrorizado y el trozo siguió alargándose, más y más. Di un tirón, intentando arrancarlo, y sólo entonces noté que la carne tenía desdibujada una cara que yo conocía y amaba.

Pintura: Francoise, Nielly.

Anuncios
Categorías:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s