¡Ey, Sofi!

casual (1 de 1)-78
Así se ve el rostro de un joven amargoso cuando le publican por primera vez un cuento: menos amargoso. Casi feliz. Bueno, sin el casi.

Le prometí a Sofia Guardiola (pongo tu apellido para evitar conflicto de identidades, pequeña saltamontes amante de las cámaras voladoras) que subiría una foto mía sosteniendo la revista donde me publicaron. Pues aquí está. Porque yo  soy un hombre de palabra, excepto cuando se trata, obviamente, de cerrar mi blog. El cierre ha ocurrido ya unas seis veces y contando. Es como una adicción. O, siendo más preciso, un hermoso hábito compulsivo. ¿No parece ya una tradición que lo cierre? Es casi como el festejo por un aniversario, pero colgando el letrero de “aquí ya no hay nadie” precedido de un cuento donde intento echar la casa por la ventana. O mi casa al menos. Por sus ventanas. Sí, lo siento por quebrar los vidrios…

¡Saludos a todos!

Anuncios

Un comentario sobre “¡Ey, Sofi!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s